Toma de decisiones, ¿probabilidad o intuición?


La toma de decisiones es un componente del día a día, que va desde elegir qué corbata usar, hasta cuestiones más serias como la elección de cómo y dónde invertir el dinero.

A pesar de ser una acción cotidiana, no siempre significa que será fácil. Todas las decisiones corren el riesgo de dar un resultado positivo o uno negativo, pero ¿cómo saber cuál decisión será la mejor para tomar?

La toma de decisiones se puede ver influida por dos factores importantes: la probabilidad o la intuición.

Por una parte, la probabilidad se sustenta del análisis de datos. Gracias a su objetividad, se puede armar una predicción de cuál podría ser un resultado numéricamente aproximado a lo que podría suceder en el futuro.

Por ejemplo, se puede tomar la decisión de esperar sacar un producto al mercado porque los datos ayudan a predecir cuándo será una temporada donde pueda haber mayores ventas.

El segundo factor es la intuición. A diferencia del análisis de datos, la intuición se sustenta de la experiencia, la cual se fundamenta en sucesos personales vividos con anterioridad. Por lo que la información es subjetiva y no siempre se apegará a una homogeneidad de resultados. Por ejemplo, se puede decidir no contratar a una persona a pesar de tener excelentes referencias y currículum porque ciertos aspectos de su actitud recuerdan al de un empleado que tuvo poco rendimiento en el pasado.

Entonces, ¿sobre qué se debe tomar en cuenta para tomar una decisión? ¿La experiencia, los datos o la intuición?

Para tomar una decisión, es necesario considerar cómo diferentes elecciones cambian la probabilidad de obtener diferentes resultados y qué tan deseables son cada uno de esos resultados (Frick, 2018). La toma de decisiones se requiere de la predicción y el juicio.

Sin embargo, no existe un seguro que diga que es mejor confiar en los datos duros sobre el instinto ni viceversa. Las decisiones se basan en los posibles resultados que pueden devenir a partir de determinadas fuentes.

¿Entonces, existe algo en lo que se pueda confiar?

En este caso, la situación determinará cuál de las dos opciones es la más viable, por ejemplo, cuando los bebés aprender a hablar un idioma, se apoyan de la memoria y oraciones simples (Gigerenzer, 2014). Con base en la experiencia previa pueden poco a poco armar oraciones más complicadas con un sentido más complejo gracias a que han aprendido de lo que han vivido.

Por otra parte, el análisis de datos tiene el objetivo de reducir riesgos al momento de tomar una decisión, no tanto como decir precisamente qué se debe hacer o qué sucederá con precisión (Pettey, 2016). Lo importante es que, con un conjunto de datos, se pueda llegar a la mejor conclusión posible que se adapte a los resultados esperados.

Referencias

Frick, W. (22 de Enero de 2018). 3 Ways to Improve Your Decision Making. Recuperado el Enero de 2018, de Harvard Business Review: https://hbr.org/2018/01/3-ways-to-improve-your-decision-making

Gigerenzer, G. (20 de Junio de 2014). Instinct Can Beat Analytical Thinking. Recuperado el Enero de 2018, de Harvard Business Review: https://hbr.org/2014/06/instinct-can-beat-analytical-thinking

Pettey, C. (22 de Enero de 2016). When to Trust Your Gut, and When to Follow the Analytics. Recuperado el Enero de 2018, de Gartner: https://www.gartner.com/smarterwithgartner/when-to-trust-your-gut-and-when-to-follow-the-analytics/

#decisiones #probabilidad #intuición

89 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon