Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon

Por qué es importante formarse un hábito


“Gracias a estos hábitos, los empresarios son exitosos”

“Si quieres tener éxito practica estos hábitos”

“20 hábitos que los empresarios exitosos hacen antes de dormir”

Encabezados como los anteriores y muchos más se pueden encontrar en infinidad de medios: en línea, prensa escrita, o producciones audiovisuales, todas coincidiendo que acciones específicas son las responsables del éxito de otros. Parece ser que comparten una formula, un camino asegurado hacia la prosperidad.

Si bien, los hábitos (buenos y malos) realmente tienen un impacto sobre los resultados de un periodo, no son acciones específicas las responsables directas. Más bien, se debe a la rutina, a la repetición de patrones, a la creación de hábitos, que son inicialmente el porqué del éxito o fracaso de los proyectos.

¿Cómo se forma un hábito?

La creación de un hábito requiere de un proceso de tres partes: Señal, repetición y recompensa (Duhigg, 2012). La primera etapa, consiste en una acción que le indica al cerebro que debe entrar en un modo automático; después, existe una rutina, una reiteración de la acción. Finalmente, la última parte del proceso indica que hay un efecto de la acción realizada, la cual es interpretada positivamente por el cerebro, permitiendo una retención prolongada.

A estas alturas del artículo se preguntarán: “¿Por qué es importante saber cómo se crea un hábito”

La respuesta se encuentra en lo que sucede en el cerebro cada que se realiza una rutina. Existen dos partes del cerebro involucradas en la creación de hábitos: los ganglios basales (responsables del desarrollo de emociones, memorias y reconocimiento de patrones) y la corteza prefrontal, responsable de la toma de decisiones.

Cuando el cerebro identifica una acción que se ha convertido en un hábito, la corteza prefrontal entra en modo de piloto automático (NPR Books, 2012), permitiendo que acciones como cepillarse los dientes, manejar bicicleta o escribir en el teclado se realicen de manera involuntaria. Por lo que, al hacerlo automáticamente, ya no se invierte tiempo en pensar cómo hacerlo, permitiendo un espacio extra dedicado a pensar, o concentrarse en algo distinto.

He ahí la importancia de crear una rutina diaria, el impacto que un hábito tiene sobre las acciones diarias no es mágico, ni un camino trazado o una formula probada; es el simple hecho de automatizar determinadas acciones con el fin de liberar más tiempo para enfocarse en algo con mayor importancia, o en un número de acciones que requieran una inversión de tiempo mayor.

Por lo que recomendamos la creación de tres hábitos básicos, que no sólo crearán un impacto positivo en el día a día, también serán parte del fomento a dedicar más tiempo a lo que tenga mayor relevancia.

Cuidado personal - El cuerpo y la mente son las principales herramientas que ayudan en el quehacer diario. Si no están en óptimas condiciones, las demás acciones pueden sufrir estragos. Crear el hábito de alimentarse correctamente, combinado con una buena noche de sueño y cuidado de la salud, es sólo parte de la afinación y mantenimiento que se le debe brindar a la principal herramienta de trabajo (Constable, 2016).

Planeación - Brindar cada jornada de una estructura organizada, permite priorizar cada actividad de acuerdo con su importancia y el tiempo que tome realizarla. El éxito no depende de la hora en que te levantas, depende de cómo aprovechas las horas al estar despierto (Ballantyne & Gunderson, 2017).

Autoconciencia- Tener plena conciencia de cómo es uno frente a otros, tanto físicamente como emocionalmente ayuda a manejar la toma de decisiones con mayor inteligencia (Lebowitz, 2016). Funciona del mismo modo con cómo se comunica uno con los demás, la claridad en el discurso refleja compresión y seguridad sobre lo que se discute.

Para concluir, los hábitos no necesariamente van a ser la solución, respuesta o fórmula mágica que se necesita para cambiar una vida; el verdadero cambio surge de todo aquel efecto que se genere a partir de que se formó el hábito. No hay un mapa que lleve al éxito inmediato, pero sí hay ciertas guías ayudan a alcanzar innumerables metas.

Referencias

Lebowitz, S. (30 de Diciembre de 2016). 18 habits of highly successful people. Recuperado en Enero de 2017, de Business Insider: http://www.businessinsider.com/habits-of-highly-successful-people-2016-12

Constable, K. (23 de Febrero de 2016). Success. Recuperado en Enero de 2017, de 5 Daily Habits of Highly Successful People: http://www.success.com/blog/5-daily-habits-of-highly-successful-people

Ballantyne, C., & Gunderson, G. (18 de Enero de 2017). 3 Things Very Successful Entrepreneurs Do To End The Day. Recuperado en Enero de 2017, de Forbes: https://www.forbes.com/sites/garrettgunderson/2017/01/18/3-things-very-successful-entrepreneurs-do-at-the-end-of-the-day/#b8051d1fa0b5

Duhigg, C. (2012). The Power of Habit: Why We Do What We Do in Life and Business. Nueva York: Random House.

NPR Books. (5 de Marzo de 2012). Habits: How They Form And How To Break Them. Recuperado en Enero de 2017, de NPR Books: http://www.npr.org/2012/03/05/147192599/habits-how-they-form-and-how-to-break-them

#hábito #hábitos #rutina

219 vistas