Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon

Decidiendo sobre decidir


El rumbo del día a día se ve marcado y determinado mediante decisiones, desde las más simples: iniciar el día con un té o un café; hasta las más complejas: despedir a un cierto número de empleados o hacer recortes sustanciales en un área.

Decidir, es una acción que se apoya de dos vertientes: la primera tendría que ver con acciones ajenas, “lo que le pasó a un amigo”, “lo que me dijo mi madre”, “lo que aprendí en la universidad”. La segunda vertiente contempla las múltiples herramientas que se recogen a lo largo de las experiencias vividas: éxitos, fracasos, estímulos que influirán en una medida que tenga un beneficio individual o grupal.

Sin embargo, las herramientas que se poseen (experiencias), en ocasiones llegan a ser demasiadas, hasta el punto de ser abrumadoras; o en caso contrario, no son suficientes como para poder tomar una decisión de manera certera. Ante cualquier dilema, ¿cómo saber qué decisión tomar?

Antes que nada, se debe estar consciente que las decisiones son la esencia de la planeación estratégica, y con base en ellas, se definirá el rumbo de un producto, un proyecto o bien una vida. Con el objetivo de ayudar a tomar una decisión, se debe considerar lo siguiente:

¿Cuánto me va a costar lograr la meta?

Considerar los beneficios y los déficits, ayudará a organizar las ideas alrededor de la decisión. Priorizar lo bueno y lo malo permitirá, de manera más visual, entender cuál es la mejor opción a seguir. Además, incluir los esfuerzos y costos necesarios a invertir, ayudará estrechar el panorama en diferentes aspectos (ya sea económico, social o personal) hacia la toma de decisiones.

¿Qué impacto generaría?

A toda acción hay una reacción, ¿qué impacto tendrá la decisión a nivel individual y grupal? Considerar de qué manera la decisión va a afectar a los demás y a uno mismo ayudará a definir qué camino tomar. Siempre es importante buscar que la decisión tenga un impacto positivo mayor a uno negativo.

¿Cuánto tiempo tengo?

El tiempo es un factor fundamental para la toma de decisiones. Mientras más presurosa deba ser la decisión, menor tiempo para pensar y sopesar la situación. Es fundamental, mantener la calma y apreciar los demás elementos que componen la situación y qué se generará a partir de la decisión tomada. También se deben considerar los alcances que tendrá la decisión y cómo va a impactar en un corto, mediano y largo plazo.

En conclusión, la toma de decisiones se basa en la experiencia previa, para poder tantear los resultados a futuro. Involucrar la mayor cantidad de experiencias posibles no es el objetivo, pues puede generar confusión y aun mayor dificultad para decidir, en cambio se deben filtrar las de mayor peso, que ayuden a acordar el mayor beneficio.

Referencias

Courtney, H., Lovallo, D., & Clarke, C. (Noviembre de 2013). Deciding How to Decide. Recuperado en Noviembre de 2016, de Harvard Business Review: https://hbr.org/2013/11/deciding-how-to-decide

Gagnon, R. (18 de Febrero de 2015). Strategic Planning: Deciding How to Decide. Recuperado en Noviembre de 2016, de The Huffinton Post: http://www.huffingtonpost.com/ray-gagnon/post_9023_b_6698292.html

Gelinas, M. (16 de Marzo de 2016). Deciding How to Decide. Recuperado en Noviembre de 2016, de LinkedIn: https://www.linkedin.com/pulse/deciding-how-decide-mary-gelinas

#decidir #decisiones

20 vistas