¿Por qué olvidamos?


Olvidar dónde quedaron las llaves, el control remoto u olvidar la cita con el médico, es un mal común que le puede pasar a cualquiera, es molesto y desconcertante no poder recordar detalles insignificantes. Lo cierto es que gracias a que dichos detalles a veces se olvidan, es que existe la capacidad de memorizar.

Olvidar es una acción necesaria. Estudios demuestran que quienes olvidan información irrelevante son mejores resolviendo problemas y acordándose de información que aprendieron mientras estaban distraídos (Storm, 2011).

A pesar de que el cerebro tiene una gran capacidad para almacenar información, con el paso del tiempo, debe de ir depurando las memorias que son más antiguas y que carecen de significado o importancia. De tal modo que exista espacio disponible para almacenar información más reciente y con mayor valor.

Olvidar es molesto, pero ayuda a aprender información nueva. Un estudio de la Universidad de Columbia, mostró que ratones genéticamente modificados que no podían crear neuronas nuevas en el hipocampo, tenían un mejor desempeño en tareas de memoria que otros ratones que sí podían generar nuevas neuronas. Así, demostrando que aprender no requiere de neuronas nuevas, sino que las ya existentes encuentren formas nuevas de conectar entre sí (Brady, 2010).

De acuerdo con un estudio de la revista científica Cell, olvidar es un proceso activo que involucra una proteína llamada Musashi, la cual impide la producción de moléculas que estabilizan la sinapsis (conexión entre neuronas que permite la creación de memorias), a diferencia de la proteína aducina, encargada de estimular la sinapsis (Hadziselimovic, y otros, 2014).

Por otra parte, olvidar también tiene una relación con la edad, pues mientras más avanzada sea, más común es olvidar determinados detalles. Este factor se puede explicar de dos maneras: la primera, se atribuye a que a mayor edad hay menor concentración, lo que causa una menor retención de detalles. La segunda, explica que mientras mayor edad se tenga, mayor la cantidad de recuerdos, lo que dificulta la retención de memorias o aprendizajes nuevos (Harvard Health Publications, 2009).

Entonces, se puede resumir que a pesar de que el cerebro tiene una gran capacidad para almacenar información, le da prioridad a los recuerdos que tengan una relevancia informativa, y se depura de aquellos detalles que no tengan un impacto significativo.

Por otra parte, la capacidad de memorizar depende de proteínas que permiten su retención o eliminación. Finalmente, cabe mencionar que olvidar es un proceso natural, que tiene como intención la apertura de más espacio para almacenar información nueva, por lo que algunas fallas en la memoria no deben de ser razón de preocupación, sino una forma en la que el cerebro funciona para crear nuevas memorias.

Referencias

Brady, T. (1 de Julio de 2010). Why Do We Forget? Recuperado el Octubre de 2016, de Scientific American: https://www.scientificamerican.com/article/why-do-we-forget/

Hadziselimovic, N., Vukojevic, V., Peter, F., Milnik, A., Fastenrath, M., Gabor Fenyves, B., . . . Stetak, A. (13 de Marzo de 2014). Forgetting Is Regulated via Musashi-Mediated Translational Control of the Arp2/3 Complex. Cell, 156(6), 1153–1166.

Harvard Health Publications. (Junio de 2009). Forgetting: What’s normal? Recuperado el Octubre de 2016, de Harvard Health Publications: http://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/forgetting_whats_normal

Storm, B. (17 de Octubre de 2011). Forgetting Is Part Of Remembering. Recuperado el Octubre de 2016, de Association for Psychological Science: http://www.psychologicalscience.org/index.php/news/releases/forgetting-is-part-of-remembering.html

#ciencia #cerebro #olvidar

53 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon